LAS TRADICIONES DE FIN DE AÑO MÁS SORPRENDENTES DEL MUNDO

En España son las 12 uvas ¿y en el resto del mundo?

Cada país tiene sus costumbres para festejar el fin de año. Supersticiones, rituales y fiestas, formas originales de celebrar esta fecha tan señalada con familiares y amigos.

Vamos a ver algunos ejemplos:

Dinamarca rompe la vajilla. La tradición manda que tras la cena de noche vieja hay que romper los platos. ¿Peligroso? sí, pero es la manera que tienen los daneses de dar la bienvenida al nuevo año.

Antiguamente, la vajilla se lanzaba contra las puertas de las casas de familiares y amigos en señal de respeto y cariño.

Besos en EEUU. En este país no pueden faltar los besos de medianoche. Aunque realmente no se conoce con precisión el origen de esta tradición, los estadounidenses piensan que no dar un beso justo después de la última campanada trae mala suerte y 365 días de soledad. De hecho, existen análisis en los que se demuestra que más dos tercios de la población de los EEUU espera compartir el beso de año nuevo con otra persona.

time square

Lentejas en Italia. Para los italianos no puede faltar en la mesa un buen plato de lentejas en la cena de fin de año. Cuantas más lentejas comas mejor porque es símbolo de riqueza y dinero. Pero, ¿de dónde proviene esta tradición? Se dice que en la Antigua Roma se regalaban lentejas, las cuales se metían en una bolsita y se ataban a la cintura para atraer de este modo la riqueza.

En Filipinas los lunares traen fortuna. Los lunares son el estampado habitual en los trajes y vestidos de los filipinos. Creen que esto les traerá prosperidad para el año que empieza, ya que asocian el lunar a la forma circular de una moneda.

Fuego en Escocia. Le llaman Hogmanay y consiste en desfiles y pasacalles con antorchas y fuegos artificiales. El poder del fuego se utiliza esa noche para espantar a los malos espíritus del año. El origen de esta festividad viene de antiguos ritos vikingos.

hogmanay

Japón, 108 campanadas. 108 son los pecados terrenales que afectan al ser humano según la filosofía budista. Esa noche, los templos comienzan sus toques de campanas para anunciar la llegada del nuevo año. Los japoneses salen a visitar esos templos y a brindar con amazake, un tipo de alcohol que se sirve muy caliente.

Sea como sea, en todos los países y culturas hay un deseo común: dejar atrás lo malo y comenzar a vivir todo lo bueno que el nuevo año nos deparará.